viernes, 12 de junio de 2015

Ciudadanos votará a su cabeza de lista, César Asencio alcalde y reflexiones sobre cambios

Ayer por la noche anunciábamos que Ciudadanos votaría a su cabeza de lista, convirtiendo así a César Augusto Asencio en alcalde de Crevillent por ser el cabeza de la lista más votada. Adjuntamos la imagen del cartel electoral de “Ciudadanos pide cambio” porque sabíamos los comentarios que iban a surgir. Ahora explicamos un poco la razón de esa foto y unas cosas a considerar.



En la imagen dice “Ciudadanos pide cambio”, y en cierto modo así se ha conseguido. El Partido Popular ha perdido la mayoría absoluta con lo que durante los próximos cuatro años se verá obligado a consensuar con otros partidos políticos. Eso es ya un cambio,  y seguramente sea el cambio que buscaba Ciudadanos, teoría más factible que la de un cambio de puestos con la coalición de todos contra el PP. Del mismo modo, es una victoria que Ciudadanos comparte con el resto de partidos de la oposición.

Desde el día siguiente de las elecciones, se instaló en parte de la ciudadanía la creencia que el pacto a 4 (Ciudadanos, Compromís, Esquerra y Partido Socialista) era ya un hecho. Desde SOM Crevillent fuimos escépticos por diferentes motivos. Entre otros, porque es normal que un partido político no quiera pactar con otros que se dedican a tildar de “marca blanca del PP” entre otras cosas y que durante estas semanas parecían no recordar haberlo hecho y que anoche tras la confirmación de la decisión de Ciudadanos volvieron a los muros de Facebook.

“Crevillent dijo NO a César”. Durante estos días se ha repetido esta frase y con los datos en la mano no se puede sostener esta afirmación. El domingo 24 se elegían listas para el gobierno de Crevillent, no era una votación sobre la gestión o no de un partido político. Es cierto que el PP fue quien más concejales perdió (incluso la mayoría) pero también era el que más podía perder. Aun así, fue la lista más votada  con diferencia.

“Crevillent quiere un gobierno de izquierdas”. Otra afirmación muy repetida y que tampoco se sostiene. Sumando los votos de la izquierda-centro  y derecha-centro, obtiene más la segunda. Considerar a Ciudadanos un partido de izquierdas es ridículo, más que nada porque quien ayer lo decía hoy vuelve a sacar los “memes” que dicen lo contrario.

“Pero es que Ciudadanos como nosotros pedíamos cambio”. Sí, pero no deja de ser un eslogan político que muchas veces no es más que eso. Ya hemos hablado arriba del cambio que Ciudadanos podía estar buscando. De todos los partidos que en sus carteles llevaban el cambio, seguramente cada uno tenía su propio “cambio”.


Para terminar, un dato y una reflexión. Esto es solo la elección de gobierno y por delante queda la propuesta y elaboración de medidas en la que este juego de mayorías se jugará una y otra vez y no ha de ser siempre con el mismo resultado. Y el dato, si los tres partidos más cercanos en la izquierda crevillentina (incluso sin tener que añadir a Sí Se Puede) se hubieran presentado como única lista, pues como se ha visto con tal de echar fuera de la alcaldía a César Asencio son capaces de converger, por votos y concejales hubieran sido la lista más votada y que Ciudadanos se votara ellos mismos les hubiera dado la alcaldía por ser lista más votada. Pero igual es más fácil llegar a acuerdos cuando los puestos  ya los marca la gente previamente con sus votos. Del mismo modo a la población lo que le debe preocupar es que hace la persona de la silla y no quién es.

SOMCrevillent